Estimulación temprana en el recién nacido

La inteligencia de tu bebé es un gran tesoro. De ella depende en gran medida su futuro. Si bien tu bebé al nacer tiene un potencial inmenso, la inteligencia es algo a construir. Desde lo clínico ésto se ha probado a través de las teorías del desarrollo cerebral que afirman que el cerebro no culmina su desarrollo al nacer. Existen millones de conexiones nerviosas a realizarse sobre todo en los primeros años, que dependen en gran parte de los estímulos externos. Estos, en los primeros años dependen de la madre.

Los primeros tres años de vida son por ello cruciales para el desarrollo intelectual y afectivo de tu bebé. Todo lo que reciba en esos años le servirá de base para más adelante. Brindándole a tu hijo mucho afecto y estimulación adecuada a sus necesidades, podés ayudarlo a desarrollar de manera plena su potencial.

Nadie mejor que uno como mamá para estimular a tu bebé. Son quienes mejor conocen a sus hijos,  y quien puede percibir sus necesidades. El mejor camino para estimularlo es ofrecerse como guía, brindándole herramientas adecuadas y acordes a su desarrollo.

Imagen recuperada de: https://google.com.mx

Sus experiencias de aprendizaje dependerán de acuerdo a cómo intervengas en ellas. Tu actitud hará que cada acontecimiento sea significado por tu bebé como un desafío a superar, una meta a alcanzar, o por el contrario, como una tarea que no tenga sentido intentar. De ésto se trata la estimulación. Generando un ambiente donde, en tu compañía, tu bebé logre jugar “a su manera”, y con sus tiempos, incentivándolo si se frustra, lo estarás ayudando a ser una persona con inquietudes por aprender más y capaz de adquirir confianza para enfrentar situaciones de manera independiente. A medida que crezca sus experiencias se irán complejizando y el aprendizaje será cada vez más enriquecedor. Constantemente, la vida presenta obstáculos y de esta manera tu bebé va a estar mejor preparado para resolverlos.

Aquí les proporcionamos una sencilla pero muy completa guía para estimular a sus bebés!

Anuncios

El Sueño en el Recién Nacido

Antes de los cuatro meses los bebés tienen una necesidad de sueño diferente de los bebés de más edad. Un punto importante que hay que comprender acerca de los recién nacidos es que tienen estómagos muy, pero muy pequeños. El crecimiento del recién nacido es rápido, su dieta es líquida, y la digestión también es rápida. Sería muy agradable poner este paquetito a dormir en su cunita de noche y no volverlo a escuchar hasta la mañana, aunque los padres más ingenuos saben que esto no es una expectativa real para un niño pequeñito. Los recién nacidos necesitan alimentarse cada dos a cuatro horas — y a veces más.

Los períodos de vigilia de un recién nacido son breves, pero muy intensos, dado que todo, sin excepción, es nuevo para él. Ahora se alimenta y respira solo; además, del exterior le llega incontable información visual, sonora, táctil, afectiva, etc. A cada instante aprende y crece, y se recupera de todos estos esfuerzos durmiendo. Pero el sueño no aporta tan sólo reposo al bebé, sino que también es un factor esencial de su desarrollo físico y mental. Cuando el bebé duerme, su cuerpo segrega una hormona del crecimiento. Los circuitos neuronales (nerviosos) también se forman en ese momento, y sus primeras experiencias se inscriben en él. En suma, el sueño es indispensable para él.

_________________________

Aquí les presentamos una pequeña exposición con los datos más relevantes de este tema, disfrútenla!

No se olviden de dejarnos sus comentarios!