Importancia del sueño en el recién nacido

Hoy les traemos más información sobre la importancia del sueño en los bebés. Les interesará saber que está información la obtuvimos gracias a una conferencia impartida por una especialista en el sueño de nuestra universidad, la maestra Guadalupe Domínguez.

En primer lugar, responderemos a la pregunta  ¿Para qué sirve el sueño? Bueno pues el sueño sirve para reparar al organismo del desgaste de la vigilia (es decir, de las actividades que realizamos cuando estamos despiertos).

Aunque es importante aclarar que esto es un ciclo, sueño-vigilia y en ambas etapas nuestro organismo está activo.

Cuando nos empieza a dar sueño es porque nuestro organismo, a través de la glándula pineal, segrega una sustancia llamada melatonina, y esto pasa también gracias a que empieza a oscurecer, este cambio de ver la luz del día y luego percibir la oscuridad es lo que nos hace empezar a sentir sueño.

A pesar de que los recién nacidos duermen la mayor parte del día,  es muy importante que ayudes a tu bebé a regular sus patrones de sueño, tratando que duerma más en la noche y manteniéndolo activo cuando hay luz, también es recomendable que en los primeros meses establezcas horarios de comida y lo despiertes a ciertas horas para que se vaya acostumbrando a rutinas y horarios fijos, que aprenda que la noche es para dormir y el día para realizar actividades.

También es importante mencionar que los seres humanos somos criaturas altriciales, esto quiere decir que necesitamos tiempo para que nuestro organismo madure, al contrario de las criaturas precociales que nacen casi totalmente maduras. Esto lo podemos ver en que los recién nacidos son totalmente dependientes de los padres para sobrevivir, y algunos animales, al nacer ya son casi totalmente independientes para comer y caminar.

El que seamos criaturas altriciales explica la importancia del sueño para los recién nacidos, ya que es durante este en el que se da la reestructuración del SNC (sistema nervioso central) y por tanto la correcta  maduración y desarrollo del bebé.

Aproximadamente hasta que el/la  niño/a cumple los tres meses, su organismo empieza a regular el reconocimiento de las etapas de luz/oscuridad, y como ya está más maduro, comienzan a segregar la melatonina, por lo que su sueño se vuelve más prolongado en horarios más específicos.

Por último les compartimos que la especialista en el tema recomendó el colecho (dormir con el bebé) ya que esto favorece su desarrollo neuronal y los antropólogos afirman que es lo más natural y convincente.

Anuncios

El Sueño en el Recién Nacido

Antes de los cuatro meses los bebés tienen una necesidad de sueño diferente de los bebés de más edad. Un punto importante que hay que comprender acerca de los recién nacidos es que tienen estómagos muy, pero muy pequeños. El crecimiento del recién nacido es rápido, su dieta es líquida, y la digestión también es rápida. Sería muy agradable poner este paquetito a dormir en su cunita de noche y no volverlo a escuchar hasta la mañana, aunque los padres más ingenuos saben que esto no es una expectativa real para un niño pequeñito. Los recién nacidos necesitan alimentarse cada dos a cuatro horas — y a veces más.

Los períodos de vigilia de un recién nacido son breves, pero muy intensos, dado que todo, sin excepción, es nuevo para él. Ahora se alimenta y respira solo; además, del exterior le llega incontable información visual, sonora, táctil, afectiva, etc. A cada instante aprende y crece, y se recupera de todos estos esfuerzos durmiendo. Pero el sueño no aporta tan sólo reposo al bebé, sino que también es un factor esencial de su desarrollo físico y mental. Cuando el bebé duerme, su cuerpo segrega una hormona del crecimiento. Los circuitos neuronales (nerviosos) también se forman en ese momento, y sus primeras experiencias se inscriben en él. En suma, el sueño es indispensable para él.

_________________________

Aquí les presentamos una pequeña exposición con los datos más relevantes de este tema, disfrútenla!

No se olviden de dejarnos sus comentarios!